¿Cómo mantener tus encías sanas?

Tener encías sanas no se trata solo de estética, la salud de las encías y los hábitos de higiene bucal influyen en su salud general. Cuando mantiene sus encías sanas, reduce varios factores de riesgo para la enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías comienza cuando las bacterias se acumulan en la boca. Aquí hay algunas maneras clave de mantener las encías sanas.

Tener una buena higiene bucal

  • Las encías saludables comienzan con fuertes hábitos de salud bucal. El cepillado regular protege sus dientes y encías de la acumulación de placa y bacterias que causan enfermedades. Los restos de comida descuidados pueden provocar más problemas en las encías, periodontitis avanzada y líneas de las encías poco saludables. Una buena rutina incluye el cepillado diario, el uso de hilo dental y el enjuague. Se recomienda cepillarse los dientes dos veces al día para prevenir enfermedades de las encías y caries. Cepíllate los dientes en un ángulo de 45 grados, suavemente de un lado a otro. Cambie el ángulo para obtener diferentes partes de los dientes y las encías.

Elegir el cepillo adecuado

  • Los cepillos de dientes más suaves son suaves con las encías sensibles, pero aún eliminan las partículas de comida duras de los dientes. Un cepillo de dientes eléctrico es más eficaz si eres más propenso a la formación de placa y sarro. La vibración y la oscilación rápidas de un cepillo de dientes eléctrico son mejores para eliminar los desechos que un cepillo de dientes manual.

Usar una buena pasta dental

  • Mantenga sus encías saludables con una pasta dental con flúor. El fluoruro es un mineral también conocido como el combatiente natural de las cavidades. Ayuda a reconstruir (remineralizar) el esmalte dental frágil, puede revertir las caries tempranas y ayudar a prevenir la enfermedad de las encías. Si es sensible a la pasta de dientes con flúor, también hay muchas opciones de pasta de dientes sin flúor. Son igualmente efectivos para limpiar los dientes y promover la salud de las encías.

Usar hilo dental diario

  • El hilo dental a menudo se pasa por alto, pero es una de las formas clave de prevenir la enfermedad de las encías avanzada y mantener las encías saludables. Si bien puede cepillarse los dientes con regularidad, debe hacer más para prevenir las caries y las caries. Las partículas de alimentos pueden quedar atrapadas en las grietas de los dientes, lo que permite que crezcan bacterias dañinas. Un signo revelador de uso inconsistente del hilo dental es el sangrado de las encías.
  • Usar hilo dental siempre debe ser parte de tu rutina de higiene. Se recomienda usar hilo dental al menos una vez al día (preferiblemente al final del día) para prevenir la acumulación de placa y la enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías a menudo comienza con una mala salud bucal.

Enjuagarse con un enjuague bucal anti gingivitis.

  • El enjuague bucal es ideal para prevenir la gingivitis y mantener las encías sanas. El uso de un enjuague bucal contra la gingivitis como parte de su rutina de salud oral ayuda a matar las bacterias y prevenir la acumulación de placa y sarro. El enjuague bucal también ayuda a prevenir las caries y curar las aftas.
  • Hay dos tipos diferentes de enjuagues bucales. Terapéutico y cosmético son los tipos más populares. Los enjuagues bucales cosméticos refrescan temporalmente el aliento y tienen un sabor más agradable. Por lo general, también son menos duros. Sin embargo, por lo general no son lo suficientemente fuertes como para matar las bacterias. Los enjuagues bucales terapéuticos contienen ingredientes activos como cloruro de cetilpiridinio, clorhexidina, fluoruro y peróxido. Estos ingredientes activos matan las bacterias y reducen o tratan la gingivitis, el mal aliento, la caries y la placa. Ciertos enjuagues bucales pueden requerir receta médica.

Dejar de fumar

  • Los fumadores habituales tienen una mayor probabilidad de desarrollar enfermedad de las encías que los no fumadores. Fumar puede causar una variedad de problemas, que incluyen mal aliento (mal aliento), dientes manchados, encías retraídas, cáncer oral y acumulación de placa y sarro. Fumar es también una de las principales causas de pérdida de dientes. Si se toma en serio la salud de sus encías, debe dejar de fumar para tener encías sanas.

Dejar de beber alcohol o tomar con moderación

  • Los bebedores tienen un mayor riesgo de enfermedad de las encías, pérdida de dientes e infección. Los azúcares y ácidos del alcohol pueden irritar la línea de las encías, corroer el esmalte dental y causar mal aliento. El alcohol también provoca una disminución de la producción de saliva, lo que a menudo conduce a la deshidratación del cuerpo, lo que puede provocar sequedad en la boca. La boca seca puede hacer que los dientes y las encías sean más vulnerables a las bacterias dañinas. Puede reducir sus posibilidades de desarrollar gingivitis limitando su consumo de alcohol y bebiendo alcohol con moderación. Lo mejor es cepillarse los dientes después de beber y beber agua entre bebidas.

Mantener una dieta sana y equilibrada

  • Una boca sana comienza con lo que comes. Comer una dieta rica y nutritiva es ideal para tener dientes sanos y una salud general. Comer alimentos ricos en calcio, como yogur, leche y queso, puede ayudar a fortalecer los dientes. Los alimentos buenos para los dientes como las manzanas, las bayas y otras frutas y verduras crujientes ayudan a estimular la producción de saliva y a limpiar los dientes. Las verduras de hojas verdes como la espinaca, la col rizada y la lechuga también ayudan a prevenir la enfermedad de las encías y la caries dental.
  • Evite o limite en gran medida los refrigerios azucarados, como dulces y caramelos, bebidas azucaradas, cítricos, alimentos ricos en almidón y procesados. Estos son los peores alimentos para los dientes porque erosionan el esmalte y promueven el crecimiento de bacterias dañinas. Lo que comes es muy importante.

Ir al dentista de manera frecuente

  • Una excelente manera de mantener sus encías en buena forma es visitar al dentista regularmente. Para encías y dientes sanos, las visitas regulares al dentista deben programarse cada cuatro a seis meses. Visitar al dentista constantemente también reduce sus posibilidades de pérdida de dientes, previene la gingivitis y lo ayuda a detectar signos tempranos de caries dental.